Fuente de la imagen de portada: Diario digital 'El día de Córdoba'

UN VISTAZO AL PASADO | Las Palmas 1-1 Córdoba (2013/14): De la invasión canaria… a la euforia blanquiverde

Fuente de la imagen de portada: Diario digital ‘El día de Córdoba’

Muchas veces nos preguntamos, en una dinámica temporal constante, qué podemos ver para entretenernos, para disfrutar, para emocionarnos incluso… Muchos hablan de ver una de esas series que nos engancha, como Peaky Blinders. Thomas Shelby y su familia, acción constante, intriga… con razón engancha. Otros optan por las típicas comedias de situación clásicas como Friends, Dos hombres y medio, Aquí no hay quien viva… puro humor para pasar un agradable estancia. Sin embargo, para los amantes del fútbol, hoy en Gol de Plata vamos a recordar uno de esos partidos que dio la vuelta, no sólo a España, sino a todo el mundo por lo épico, apasionante y, por qué no decirlo, caótico que fue, sobre todo en el desenlace final.

Viajamos a un 22 de junio de 2014. La campaña 2013/14 de la Liga Smartbank había finalizado, bueno… casi finalizada. Quedaban los playoffs, concretamente el partido de vuelta de la final para el ascenso a la primera división. El Córdoba viajaba al territorio insular de Las Canarias para medirse a Las Palmas tras el empate a cero en terreno andaluz, en el Arcangel. Quién bien recuerde este partido, sabe de lo que hablo cuando me refiero a lo épico y apasionante, pero quien no lo sepa, vamos a recordarlo, porque lo merece. Bendita locura.

Ya en el inicio del duelo, en la propia previa incluso y cuando se preparaban los jugadores para saltar al campo, podíamos confirmar lo relevante que era esa duelo. Estadio lleno, afición canaria animando y gritando, tonalidad amarilla rodeando el césped, amarillo en las gradas, un amarillo más potente que el camino que cogía Judy Garland en ‘El mago de Oz’. Y sin olvidarnos de la afición del Córdoba que viajó hasta el Gran Canaria, que no eran pocos precisamente. En resumen, una tarde despejada, sin una nube, y un día caluroso que iba a ser sinónimo de mucho calor también en el juego, mucha batalla y mucho sufrimiento.

El Gran Canaria, completamente lleno. Fuente de la imagen: La Liga SmartBank

El partido arrancó con un conjunto local muy impulsivo, intentándolo principalmente, empujado por el auge de su afición. No obstante, el Córdoba también lo intentaba, respondiendo a las ofensivas canarias. Y tuvo sus ocasiones, pero hay que destacar el papel del guardamenta Barbosa en el conjunto local, muy relevante atajando e interveniendo cuando se le necesitaba.

No obstante, el primer «uuuy» potente en el Gran Canaria de la primera oportunidad clara de Las Palmas vino con un disparo de Nauzet Alemán que se estrelló en el palo. Pudo ser el 1 a 0. Todo el estadio se lamentó, pero el marcador aún no se iba a mover. Nos íbamos al descanso con ese 0-0, pero… ¿cómo arrancó la segunda mitad?

Pues la segunda parta arrancó fuerte, muy fuerte. Se colocó el primer ladrillo de la locura y la emoción, en este caso, emoción con sabor malacitano, de La Palmilla concretamente. Un error en la salida de balón por parte de la defensa del Córdoba terminó en el primer gol del partido. El malagueño Apoño llegaba desde detrás y nada podía hacer Juan Carlos para evitar el tanto. Se adelantaba Las Palmas. El gol se cantó por todo lo alto en el Gran Canaria, y la celebración fue bestial.

El Córdoba empata y logra el ascenso tras un final bochornoso | Canarias7
Apoño en el gol de Las Palmas. Pura euforia. Fuente de la imagen: Canarias7

Pasaban los minutos y parecía que el gol le sentó de perlas a los locales. Chapi Ferrer, entrenador del Córdoba, metía a Xisco, el mítico Xisco, en ataque, buscando frescura y reacción. Sin embargo, el cuadro de amarillo estaba más enérgico. Pudo haber llegado otro gol, pues ocasiones y llegadas tenían, sobre todo por parte de Nauzet, Apoño, Momo, Valerón, quien en la segunda mitad fue sustituido y ovacionado… Apoño pudo hacer su doblete, pero su intento de vaselina terminó en un churro de volea. El Córdoba también buscaba reaccionar, pero estaba muy desacertado. ¿La presión le podía? Lo que está claro es que, de partido aburrido, nada.

Y finalmente, a medida que nos acercábamos al final del partido, cerca del descuento, llegó el momento más caótico de todo el encuentro, el momento por el cual este partido pasará a la historia como uno de los episodios que el historial de segunda jamás olvidará. Muchos aficionados canarios, poseídos por la euforia y la jactancia, quienes ya se veían en primera, comenzaron a invadir el estadio. Primero unos pocos, y luego se fueron añadiendo cada vez más. Los aficionados de Las Palmas habían entrado al campo y, por ello, el árbitro paró el partido varios minutos ante esta abordaje inesperado. Incluso había riesgo de suspensión de partido. Varios jugadores estaban indignados con esta invasión, incluso vimos a Valerón diciendo que regresaran a la gradería. También, para añadirle más locura, Ramírez, presidente de Las Palmas, bajó del palco para hablar con el árbitro. Totalmente desesperado estaba. Incluso se le escuchó gritar «si esta gente no sale, se suspende el partido, ¡coño!», eso captaron los de Movistar. El presidente estaba furioso, incluso le metió un puñetazo al banquillo. Además, desde la megafonía del campo se escuchó: «se ruegan que se abstengan de saltar al terreno de juego», pero los aficionados respondieron con pitos, algunos. Algún que otro «invasor» aprovechó para abrazarse con algún jugador.

Captura de cómo fue el abordaje de bastantes aficionados, saltando de las gradas y quedándose cerca de la portería. Fuente de la imagen: La liga Smartbank

Otra captura de la invasión canaria, con los aficionados festejando el ascenso antes de tiempo. Fuente de la imagen: La Liga SmartBank

El acontecimiento estaba siendo viral en todos los medios, en todas las cadenas deportivas, pues los canarios estaban eufóricos. Se veían en primera y ya querían tirar la casa por la ventana en la celebración, aunque lo celebraron con antelación. Demasiada antelación, pues lo que ocurrió a continuación… Para que bajara Dios y la viera.

Y es que ya lo decía Fermín Trujillo en ‘La que se avecina’: «La vida es una caja de sorpresas». Y tanta sorpresa, pues cuando al fin se reanudó el partido después de unos minutos algo extraños donde no se sabía que ocurriría y ya los aficionados habían dejado al césped (aunque se ubicaran por debajo de la tribuna, el fondo donde las pancartas publicitarias o detrás de la portería, es decir, sin llegar a volver a las gradas del todo) estabamos todos tan pendientes de lo sucedido con la invasión que hasta dicha preocupación contagió a los propios jugadores canarios, sobre todo en la concentración defensiva. Última jugada del partido para el Córdoba: Pelayo ponía el centro con la zurda, remataba Raúl Bravo, completamente solo, detenía Barbosa pero, en el rechace y casi a trompicones, el mexicano Ulises Dávila ponía la puntera para hacer el 1-1 y, por consiguiente, el Córdoba ascendía a la primera división. Lo que es la vida. Jarrón de agua fría, no. Tsunami entero sobre el Gran Canaria y para todos los aficionados.

Los jugadores del Córdoba lo celebraron por todo lo alto, muy épico, así como su afición que había viajada hasta el Gran Canaria, algunos incluso llorando de emoción. No se lo creían. De hecho, en Mataró, donde resido, tengo un amigo de familia cordobesa, Jose M.A., que vio el partido al completo. De la tristeza al ver cómo los aficionados canarios invadían el campo… pasó a la euforia, a la locura. Salió al balcón y pegó un chillido de celebración que se escuchó por todo el barrio. Y con razón. Un ejemplo de lo que significó para el cordobesismo ese gol de Ulises. Un final digno de emoción para una competición llena de emoción.

Euforia, abrazos, saltos de alegría, llantos de emoción… Así lo celebraron los aficionados desplazados del Córdoba. En la siguiente captura adjuntada se puede cómo una parte de la afición desplazada al Gran Canaria festejaba el gol de Ulises por todo lo alto: Fuente de la imagen: La Liga Smartbank.

Al finalizar el partido, Ángel Sánchez Martínez, árbitro del encuentro, tuvo que retirarse escoltado por al polícia, pues terminó el duelo con un ambiente muy caliente. Según varios periodistas que estaban a pie de campo, algunos aficionados comenzaron a tirar sillas, botellas, mecheros…

Aquel partido fue tendencia en toda España, de lo que más se habló en los medios y noticieros deportivos del país, además del pique Córdoba-Las Palmas que se organizó a raíz de ese duelo. No obstante, el próximo año, la suerte les fue más justa a los canarios y subieron a primera. Eso sí, los aficionados se comportaron de manera más cívica y no abordaron el terreno de juego antes de tiempo. Aprendieron la lección.

CRÓNICA || UD LAS PALMAS - CORDOBA CF [1-1} [FINAL PLAY OFF] ~  GradaCurva.com
Algunos jugadores de Las Palmas fueron consolados por algunos aficionados tras la debacle final del partido ante el Córdoba. Fuente de la imagen: GradaCurva.com

En resumen, nunca viene mal recordar un evento así de los que deja al espectador y al aficionado al fútbol con total emoción. Para que luego digan que segunda división no merece la pena. Que la Superliga Europea es mejor. Venga ya. Por mi parte, espero poder sacar más partidos estelares que quedan en el pasado para así, a parte de los movimientos del mercado de verano y de la Eurocopa, echemos entre todos un vistazo al pasado para recordar viejas glorias, pues el solsticio de verano empieza hoy, sinónimo de buen clima, de ocio, de alegría, pero también, de mucho fútbol.

Pol Belman

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *