OPINIÓN | Una temporada (aparentemente) complicada

El domingo comenzará la segunda temporada consecutiva del Mirandés en la categoría de plata. Una temporada que, aparentemente, se avecina complicada. Lejos quedará, en un principio, el sueño de jugar el play-off de ascenso en el cual llegó a estar la temporada pasada tras el confinamiento.

Hay que tener en cuenta que el equipo rojillo es uno de tantos que ha tenido que cambiar prácticamente toda la plantilla, cosa que complica la planificación de la plantilla de la nueva temporada. Tenemos que considerar, además, que el Mirandés solo tiene 17 jugadores del primer equipo actualmente, por lo que aún se prevé un mercado muy movido para el equipo rojilloo una vez comenzada la liga. Además, hay que sumarle a lo comentado anteriormente un nuevo factor: la crisis causada por la COVID-19. Sin duda este aspecto hace que los directores deportivos tengan que hacer milagros para poder confeccionar las plantillas con los recursos económicos disponibles.

Esta temporada, aparentemente, va a ser una liga muy competida. Por arriba hay demasiados equipos en la lucha por el ascenso. Los tres recién descendidos son claros candidatos a ganar, la diferencia de presupuesto y de calidad en sus plantillas les avalan. Tampoco hay que dejar de prestar atención a los grandes de siempre: Zaragoza, Girona, Rayo Vallecano…y alguna que otra sorpresa que siempre aparece que, ¿por qué no puede ser nuestro Mirandés?

Por abajo algunos equipos se han reforzado muy bien. El Castellón y el Cartagena, dos de los “novatos”, han conseguido contratar a los mejores jugadores de equipos recién descendidos y jugadores de alto nivel de otros equipos de la competición. La Ponfe se ha llevado al delantero goleador que todos querían. Hay mucha competencia y en un principio la aspiración de los rojillos debería ser la permanencia en la segunda división.

Pero, como todos sabemos, al final la Liga Smartbank se decide por pequeños detalles. No hay grandes diferencias de puntos entre la zona alta y baja de la clasificación y un mínimo error puede hacer cambiar la situación por completo. Habrá que prestar atención especialmente en las famosas y numerosas rachas negativas por las que pasan todos los equipos de la división de plata.

El equipo de Miranda de Ebro ha perdido jugadores importantes como Merquelanz, Íñigo Vicente o Álvaro Rey, que, si bien han sido sustituidos por jugadores jóvenes interesantes, habrá que ver con el tiempo si tienen el nivel suficiente. El listón está muy alto.

Mirando línea por línea la plantilla del Club Deportivo Mirandés, vemos que la portería está más que cubierta con la presencia de Limones, uno de los héroes del último ascenso, y con Raúl Lizoain. La línea defensiva ha sido modificada por completo, cosa lógica, ya que la temporada pasada el CD Mirandés fue el segundo equipo más goleado del campeonato. Se han fichado, sobre todo, jóvenes promesas con mucho potencial para mejorar cosa que siempre es interesante. Sin embargo, en una línea tan importante como la defensiva, se echa en falta algún jugador más experimentado para ayudar a los jóvenes cuando sea necesario.

El centro del campo, al igual que la defensa, es otra de las líneas que ha quedado totalmente modificada. Al igual que la zona defensiva, los refuerzos son, sobre todo, jóvenes. Por lo que en este caso podemos calcar el discurso pronunciado anteriormente. Por último: la delantera. La zona, posiblemente, más complicada de suplir debido a marchas como la de Merquelanz, máximo goleador del equipo la temporada pasada. Sin embargo, en esta línea han llegado fichajes de un gran nivel como Moha Ezzarfani, un goleador con una gran habilidad y desborde. No obstante, una vez más todos los fichajes son muy jóvenes y con escasa experiencia en segunda división.

Tras este análisis de la plantilla podemos concluir que, a pesar de haber comentado antes que va a ser una temporada muy complicada, la plantilla no deja de ser ilusionante. Hay muchos jugadores jóvenes con potencial, con ganas de hacer grandes cosas, pero falta experiencia, algo básico para la segunda categoría del fútbol español. Además, es una plantilla actualmente muy corta, con apenas 17 jugadores con ficha del primer equipo que se complementarán con jugadores del filial durante los primeros partidos.

Queda mucho trabajo por hacer en este mercado con la liga empezada por lo que los jugadores que vengan deberán adaptarse rápido a las condiciones y al juego del Mirandés. Esperemos que los que vengan aporten y ayuden a conseguir la salvación una temporada más y. Lo cierto es que, posiblemente, estemos ante una de las ligas más competidas e igualadas (si cabe) de los últimos años.

Leave a Reply