OPINIÓN | Un viejo, nuevo conocido

La Unión Deportiva Logroñés llega a Segunda División, en palabras de su presidente Félix Revuelta: “Con la idea de acabar en la parte media alta de la tabla. Hay que buscar el notable, si buscamos el bien, podemos quedarnos cortos.” Con esta cita queda bastante claro cuál es la idea del club para esta temporada.

Este Logroñés es la primera vez que militará en la categoría de plata del fútbol español pero todos recordaréis a aquel Logroñés, el Club Deportivo, que militó en Primera División en los años 80 y 90. Son clubes distintos, pero la idea del actual sigue la estela del antiguo, ser un club de referencia para los jóvenes riojanos.

Después de 11 años estancado en el pozo de Segunda División B y tras cuatro playoffs, los blanquirrojos han conseguido ascender con la idea de quedarse. “Estamos creando un proyecto de futuro, mucho futuro, ahora son los jugadores los que tienen que confiar en nuestra idea”, esto afirmaba ayer Carlos de las Heras, el director deportivo del club, en la presentación del primer y único fichaje hasta el momento, Álex Pérez.

Álex Pérez y Carlos de las Heras en la presentación del jugador con la UDL

El club, un mes después del ascenso, lleva tan solo un fichaje, un bagaje bastante pobre para lo que se espera de un recién ascendido. Eso sí, también es cierto, que el mercado de fichajes de este año está mucho más parado que otros debido al desconocimiento que existe acerca de la próxima temporada cuando aún se siguen disputando los playoffs de ascenso de esta campaña.

En resumen, el nuevo Logroñés quiere llegar para quedarse, con una idea y un proyecto de futuro claramente determinados. Sin embargo, necesitan reforzarse en lo que queda de mercado si desean alcanzar los planes marcados por la directiva y, más concretamente, por su presidente.

Leave a Reply