Opinión| La champions de los sufridores

Durante años el malaguismo ha llegado a los tramos finales de liga sin nada en juego. El año del playoff el equipo apenas se jugaba quedar un puesto arriba o abajo, puesto que el ascenso directo era casi inalcanzable. Por tanto, desde 2012 no se recuerda un tramo final con tanta emoción a flor de piel en Martiricos. Casualmente en aquella época también andaba el Sporting por allí, pero no estaba en la pelea como ahora. Las vidas del Málaga se están acabando y como si de un gato se tratase, de las siete iniciales con las que Guede llegó a La Rosaleda, por h o por b se han quedado en cuatro, quizás por enfermedades anteriores que arrastrase el propio gato.

La de este sábado, no es una vida cualquiera, sino que es la vida de una ciudad y un club. Aunque no lo parezca, en noventa minutos se va a decidir el futuro cercano de una ciudad y sobre todo de un estandarte de la provincia de Málaga. A la cita acudirán más de 23.000 guerreros para intentar que el gato siga con vida y con sus rugidos intentarán hacer ver a España entera que esta ciudad ama el fútbol y no deja a su equipo tirado en ninguna circunstancia.

Todo esta ilusión se vería evidenciada si Pegasus investigase los teléfonos de esos blanquiazules que coparán las gradas del feudo malaguista. El estado de nervios es evidente, pese a que es un objetivo que puede parecer menor para un club de este calibre, los aficionados malaguistas se encuentran ansiosos de este partido y con un ansía por que lleguen las 18:15 para que de comienzo la que podríamos considerar “La champions de los sufridores”.

Para quien no conozca La Rosaleda de las grandes citas y vaya a acudir este sábado al encuentro, le recomiendo que se mire videos del playoff ante el Deportivo, la remontada al Oporto o el otro partido que definió nuestras vidas, la permanencia ante el Madrid (temporada 09/10) que nos permitió seguir respirando y viviendo entre los grandes.

Por último, dos recomendaciones para los menos habituales: la primera acudir con tiempo al estadio para ver el “corteo” que organiza la grada de animación y segundo que vayan con la mentalidad que el partido merece, la de estar formando parte de una “guerra” en la que el ejército blanquiazul necesita el apoyo de sus miles de aliados para herir al enemigo.

Leave a Reply