OPINIÓN | ¿HAY PLANTILLA PARA SOÑAR… O NO?

Como cada verano desde la llegada de Turki Al-Sheikh allá por el verano de 2019, la UD Almería
nos tiene acostumbrados a ser el principal agitador de cada mercado de fichajes (tanto estival,
como invernal), realizando una cantidad enorme de movimientos que hacen que prácticamente
cada nueva campaña, el equipo sea uno totalmente distinto, lo que convierte al equipo
almeriense en una de las grandes atracciones de estas etapas de la campaña tan ilusionantes y
divertidas para muchos aficionados.


Sin embargo, este mercado veraniego se ha diseñado de una manera totalmente diferente para
el conjunto indálico. El equipo almeriense se ha desprendido de piezas consideradas
importantes dentro de la institución andaluza, y reclutando jugadores con no tanto cartel como
en años anteriores. Para que nos hagamos una idea, vamos a repasar la lista de altas y bajas que
ha dejado este verano el conjunto almeriense.


Altas: Samú Costa y Sergio Akieme (antes cedidos, ahora en propiedad), Portillo, Arnau Puigmal,
Babic, Curro Sánchez, Juanjo Nieto, Carrico, Dyego Sousa, Pozo y Javi Robles.
Bajas: Corpas, Aketxe, Maras, Morlanes, Yanis, Balliu, Peybernes, Petrovic, Vada, Juan Ibiza,
Jordi Escobar, Aguza, Cuenca, Ivanildo, Villalba, Joao Carvalho, Schettine y Brian Rodríguez.

Como podemos apreciar en esta extensa lista de altas y bajas, el equipo de Turki ha preferido
vender antes que fichar, marcando así unas bases del proyecto del año pasado y no fichando de
manera desorbitada, algo que se le ha criticado bastante en la capital indálica. Además, como
dato a tener en cuenta, solo las opciones de compra de Akieme y Samú Costa, han supuesto un
desembolso económico para los almerienses, obteniendo así a todos los demás jugadores a
coste cero.

NO TE LO PIERDAS  PREVIA | Málaga vs Amorebieta: A por otra alegría local


El objetivo del Almería, como el de cada temporada con la llegada del nuevo propietario, es el
del ascenso, el del ansiado ascenso que se le ha ido escapando durante los dos últimos años de
la mano del Girona. Este año, el objetivo está trazado de manera completamente diferente, con
algunas de las bases ya sentadas, con menos fichajes que anteriores temporadas, y con sobre
todo jugadores que no son tan reconocidos como los acostumbrados por el propietario saudí, y
de los que no sabemos con certeza si podrán suplir con garantías las prestaciones que daban
jugadores como Corpas, Maras o Ager Aketxe.


La temporada no ha empezado del todo mal. El equipo, después de cinco jornadas disputadas,
se encuentra en la cuarta posición del campeonato ligero con 9 puntos, números que no son del
todo preocupantes, pero que si deja entrever que todavía queda mucho por mejorar, recién
llegados que se tienen que aclimatar a su nuevo equipo y jugadores que, esta temporada si que
si, deben de dar un paso hacía delante y echarse el equipo a sus espaldas para conseguir el
objetivo por el que se lleva peleando durante ya tres años, el ansiado ascenso que lleve al
proyecto de Turki Al-Sheikh a la máxima categoría del futbol español y de esa manera, hacer
disfrutar como nunca a los mas fieles aficionados rojiblancos.

Leave a Reply