OPINIÓN |Borja García, un ‘gironí’ más

2 de noviembre. Los años 90 y se acercaba Navidad. Ese año, quiso adelantarnos un regalo maravilloso para los qué amamos el fútbol. Un municipio humilde, en la zona noroeste madrileña, llamado Torremocha de Jarama, con apenas 1.000 habitantes. Nacía Borja García Freire.

Empezaba a dar sus primeros pelotazos en el S. A.D. Villaverde San Andrés y desde ahí, llamaba la atención de profesores y entrenadores de la entidad. Le llegó una llamada para iniciarse poco a poco y dar sus primeros pasos a lo qué iba a acabar siendo llegar a tocar la carrera profesional.

Recaló en las categorías inferiores del Rayo Vallecano, dónde en 2008 ya empezaba a despuntar, un niño bajito y habilidoso, tocado por una varita. En la temporada 2009-10, con Borja en las filas del filial de la franja, el equipo ascendía a la Segunda División “B”. Partidos qué le hicieron sonar por el país, con la noticia buena tanto para él cómo para su familia, de saber qué iba a jugar para su país.

Debutaba jugando el qué iba a ser su único partido, con la sub-19 para la fase de clasificación para el Europeo sub-19 de 2008 ante República Checa. Partido qué no acabaría jugando.

La temporada siguiente, José Ramón Sandoval le otorgó la posibilidad de jugar en el primer equipo rayista y éste no defraudó, ya qué fue un hombre importante para qué el equipo madrileño consiguiera después de tanto tiempo el ascenso a Primera División.

Borja no seguiría y se marcharía a conocer el sur, fichando por el Córdoba, equipo dónde se hizo consolidar su nombre y su talento en el fútbol español. Anotó 19 goles de diferente calibre cada uno de ellos, consiguiendo el play-off de ascenso a Primera, pese a no poder lograr ese ascenso preciado.
Ese golpe le marcó y recibió la llamada de un filial merengue, qué ya por ser filial del equipo que es, son palabras mayores y Borja volvió a retomar rumbo a sus tierras. Pese a que 11 goles consiguiera, nunca obtuvo la llamada para acceder a poder jugar en el primer equipo, sueño de cada jugador que pasa por las filas de los filiales de clubes grandes.

A la temporada siguiente, el Córdoba, empeñado en volver a disfrutar de su talento, le repesco en calidad de cedido, aunque no fue el año esperado, en el qué sólo anotaría un único gol.

Pese a ello, un verano del 2015, recibía la llamada de un equipo que no pasaba por sus mejores momentos y quería formar una plantilla más competitiva y centró su vista en Borja, el mago de Torremocha de Jarama. 5 temporadas. ¡Y qué cinco!
El Girona, qué venía de una temporada 2014-15 para olvidar, de aquellos fantasmas de Lugo y Zaragoza, hizo un año formidable quedando clasificado para los play-offs, en los qué ocupaban plaza también Córdoba, Osasuna y Nástic. Por su parte, Osasuna batía al equipo catalán, mientras que en el Arcángel se vivía un apasionante partidazo, volviendo a vibrar con el talento de Borja. Ganaba en la ida 2-1 el Córdoba.

Con la vuelta en Montilivi y el Córdoba adelantándose, el primer gol para reponerse del mazazo, lo puso la magia de Borja, un gol no de los mejores que ha hecho. El Girona pasaba a la final en una prórroga con gol de Cristián Herrera.
Al final, acabó subiendo Osasuna en Montilivi, volviendo a poner fantasmas en la cabeza de Borja tras el no ascenso con el Córdoba.

Siguió otra temporada en tierras gerundenses y siguió para obtener el premio merecido, el Girona subía directamente a Primera División, con Borja anotando 7 goles. Conseguiría lo qué bien soñaba que era jugar en Primera División, competiciónque no se le dio nada mal, llevando la varita del Girona y todo lo qué pasaba por sus botas llevaba peligro. Hizo dos goles (en el Ciutat y a Las Palmas). Quedaron cerca de jugar Europa, año más que digno para un recién ascendido.

La temporada siguiente, fue una de cal y otra de arena. Un grandioso arranque, hizo mantener al equipo lejos y fuera del descenso bastantes jornadas, hasta qué una penosa racha de jornadas sin ganar, hundió al equipo y los mandaba así, a Segunda División. Borja dejó una obra de arte, marcando su único gol de la temporada y qué según creamos todos, el qué más recordará, al Real Madrid.

Continuó en Girona, llevándose todos los piropos por su magnífico talento y juego, con el propósito de volver a llevar al equipo dónde se merece y quieren todos, a Primera. 5 goles cosechados esta última temporada qué acaban sin premio, por un partido, por una final dramática, por una noche que aquél que sin importar títulos, victorias o derrotas sufridas, no se rinde y sigue amando este escudo, fue una terrible noche. Y para Borja, sin ser de la ciudad, sin ser ni de cerca de la tierra, sintió cómo el que más.

Se va y duele, la magia que nos hacía quedar boquiabiertos. Se va y duele, la clase que nos enseñaba que todo está en la mente y todo se controla, por muy mal que venga todo en esta vida. Queda un vacío, difícil de llenar, nos habíamos encariñado mucho de ti. Recordamos años atrás, sólo veías camisetas de equipos grandes, poca o ninguna del equipo de la ciudad. Ver ahora cómo jóvenes y no tan jóvenes, niños pequeños, van al campo con la ilusión de ver a su equipo ganar los tres puntos. Ver a su ídolo, con el ’10’ a las espaldas, no tocar el balón. Mimarlo, susurrarle y acariciarlo.

Recordamos antes, ahora cuándo te vas y cuándo ya no estés, el legado que has dejado, los mil y un regate de videojuego, los mil y dos controles de electrodomésticos volando y tú bajabas del cielo sin pestañear, goles y golazos que aún siguen buscando porteros abatidos ya no sólo por tu talento…
Si no qué también por tu sonrisa, esa con la que me gustaría que te hubieses ido de aquí, la que siempre recordaremos el día del ascenso, tú cómo un niño con zapatos nuevos. Un 4 de junio de 2017 que jamás olvidaremos.

Quisiera acabar este artículo, con un poco de alegría, quiero que se acabé el tener los ojos conteniendo las lágrimas. Quisiera acabar este artículo dando gracias por hacer de esto una realidad, por poner a mi equipo en el mapa y decir qué estamos aquí. Un ‘gironí’ puede recibir cien golpes y levantarse siempre una vez más. Y eso has conseguido tú, ser un ‘gironí’ más.
Gracias mago. Vayas dónde vayas, quiero seguir disfrutando de ese talento en bruto.

¡Hasta pronto Borji! ?

Warning: Attempt to read property "post_title" on null in /customers/3/0/c/goldeplata.es/httpd.www/wp-content/themes/alchemists/sportspress/player-details.php on line 45
#
Nombre

Leave a Reply