OPINIÓN | 233 veces Granell

Todo principio, tiene su fin.


Hoy os vengo a contar un fin con una puerta al final de un túnel muy amplio, por lo qué para abrirlo, tiene que pasar y pasar tiempo.

La marcha del jugador que más partidos ha defendido la camiseta del Girona Fútbol Club: Àlex Granell Nogué.

Nacido en Olot, Girona, el 2 de agosto de 1988, nació un jugador que iba a poner a su ciudad en el mapa, y eso él lo sabía con apenas añitos. Su deseo cómo toda persona es jugar en lo más alto del fútbol y él lo consiguió, pero si le sumas el plus de qué lo consigas con el club de tus amores, el de tu ciudad, más lo celebras.

Sus inicios fueron algo humildes, jugando en Regional dos años tanto en el Palafrugell cómo en el Farners. Pasó a Tercera División, un salto importante, para ir a jugar en el Banyoles, otro equipo de la región, otro año en el Manlleu de Barcelona, otra temporada en el rival regional de su equipo, la Unió Esportiva Llagostera. Por último y para despedirse de Tercera con su año con más gol a pesar de no ser un delantero, fue en su tierra, jugando con el Olot y anotando 9 goles.

Por su gran temporada y debido a qué su club no ascendió, volvió a la Llagostera, equipo que sí ascendió. Quédense porqué estamos cerca de presenciar una historia de amor preciosa.

Al no contar con apariciones en Segunda División B, no siguió y aprovechó una buena oportunidad y abrió fronteras para irse hasta Andalucía a jugar en un Cádiz que por aquellas, jugaba para ascender a una división de plata que pronto conocería. Coincidió con Raül Agné, entrenador que volvería a tener en un futuro, pese a qué consiguiera mejorar su temporada con la Llagostera, no renovó y se marchó de vuelta a equipos catalanes. Un amor por los equipos de la comunidad que defendería tanto cómo le necesitaron, incluso portando el brazalete de capitán.

Tras su paso ligero por el Prat, llegó su gran optunidad. En 2014, recibiendo una oferta del equipo de su ciudad, el Girona FC, Àlex no se lo pensó y fichó por dos temporadas. Qué iluso él. Dos temporadas se iban a quedar cortas.

NO TE LO PIERDAS  S.D ÉIBAR – U.D ALMERÍA | Dos gallos se enfrentan en Ipurúa

En su primera temporada, la 2014-15 se convirtió en un jugador importantisimo y un pilar para el entrenador qué podría llevarse 30 artículos, pero hoy no es el día. Pablo Machín vio en él al heredero de su puesto en un futuro y le siguió dando titularidades.

Cuajó tan buen año, que se hizo fijo en el equipo. El Girona hizo su mejor temporada de la historia, quedando 3° en la división de plata y apeado de los play-offs por el Zaragoza. Granell, tuvo su primera piedra en el camino. La segunda, vino al segundo año de estar en el equipo, clasificándose en play-offs y quedando en las puertas, en la final, ante Osasuna.

El hombre no cae tres veces con la misma piedra y así fue. Después de las declaraciones qué dejó en la final de odiar al fútbol, llamándole de «mierda», disfrutó de un año cómo un niño con zapatos nuevos. El Girona ascendía a Primera División con un año magnífico de todos y cada uno de sus jugadores. Ascendió cómo segundo y Granell se posicionaba cómo primer capitán del equipo.

La fiesta fue poca. Y más la siguieron jugando cómo ángeles el primer año en Primera, quedando décimo, rondando Europa todo el año.
El segundo, fue un puño de Mayweather para mandarte a la lona. Tras unas jornadas también rondando Europa, el equipo fue en una bajada terrible hacia abajo y la temporada acabó consumiendo un descenso. El Girona descendía a Segunda en Mendizorroza.

Por último, la última temporada de Granell como gironí, iba acabar con otro golpetazo. Con ofertas de Primera, para abandonar el Girona, quiso seguir para volver a poner a su equipo en la división que merecía. Siendo el equipo con más presupuesto y mejor posicionado a subir, el Girona sólo clasificó a play-offs. Otros como contra Osasuna, que se perdieron contra Elche. Y dejando al capitán llorando.

Un ascenso. Partidos para la historia. Partidos para llorar. El fútbol da una de cal y ocho de arena. También motivos para reír y llorar. Hoy precisamente, no fueron motivos para reír, sino para lo contrario.

NO TE LO PIERDAS  Crónica: Real Zaragoza 0-0 Huesca: Sin pólvora en el derbi aragonés

Se marcha del club, una persona, que con diez años más que los que mi DNI marcan, se ha convertido en mi único ídolo. Un ejemplo a seguir. Tengo entendido, por norma general, qué un ídolo sale por conseguir muchos goles, suele ser un delantero, suele ser un jugador qué no para de hacer regates y tirar caños.

Granell era un genio con y sin balón. Dentro y fuera del campo. Y eso nunca se pierde. El talento nunca. ¿Ser una buena persona? Menos aún. En este mundo de fútbol nuevo que vivimos, más de contacto, más de fuerza y más de fingir, a Àlex no se le veía una mala cara por un fallo de un compañero, sino dar ánimos para qué a la siguiente saliese mejor. Únicamente, sus protestas venían derivadas a una mala decisión arbitral, un mal gesto del rival, nada más. Un jugador único, qué tanto en Primera cómo en Segunda, también existen los balones teledirigidos, porque la ponía dónde él quisiera.

Es un día negro, es un día triste y viendo los vídeos de cómo se despide un ídolo, mi ídolo, del qué hablaré gustosamente a los hijos que quizás tenga, de él y de lo más histórico que tiene mi equipo, de Àlex Granell Nogué.

No es un adiós, los viejos rockeros nunca mueren. Y tú menos, con tu rock catalán. Nunca será un adiós, si hay un sentimiento. Siempre quedará una puerta abierta, al final del túnel, que no se cierra y únicamente se puede cerrar si vuelves para entrar y cerrarla tú mismo.

Hace tiempo, exactamente 6 años, debido a mi lejanía de Montilivi, una chica te espero fuera de entreno y te pidió un audio para mí y te despediste cómo yo me quiero «despedir» ahora de ti. Apa, una forta abraçada.

«La veritable felicitat no es basa en grans coses, es basa en aquelles que, amb només una mica, fa feliços mil persones que estimes sense tu mateix». Aquí seguiremos apoyándote, emblema del club. Aquí seguiremos apoyándote.


Oh, capitán, mi capitán.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *