José Alberto abandonó el césped para no escuchar a La Rosaleda

El técnico se marchó a los vestuarios cuando le restaban varios minutos al encuentro

El Málaga volvió a perder y José Alberto está en los focos de las críticas. El asturiano fue señalado por sus decisiones y el clima alrededor del técnico venía dañado del transcurrir de la semana, primero por la eliminación copera donde hizo “experimentos” con Cufré situado de mediocentro, además de la mala racha que acumula el equipo blanquiazul.

En el partido de hoy, se ha visto como los blanquiazules se encontraban ante una gran tempestad. No conseguían su mejor juego y eso derivaba en cambios. En el minuto 58, el entrenador local retiraba del campo a Dani Lorenzo y la grada le reprocharía la decisión con una sonora pitada.

El partido continuó su marcha y en el minuto 78 llegó la gota que colmó el vaso. Cufré se encontraba preparado para entrar y el Málaga se disponía a lanzar una falta. El técnico decidió precipitar el cambio para que fuese el argentino quien lanzase el libre directo, un golpeó mal ejecutado que derivó en el segundo gol visitante.

Los tímidos gritos que sonaban en el feudo malaguista durante los casi 80 minutos anteriores se convirtieron en gritos con un claro destinatario. “José Alberto dimisión” cantaba la afición malaguista. Cada vez que el ovetense daba alguna indicación, el “run run” se hacía latente entre los aficionados. A falta de diez minutos Hicham, que había entrado veinte minutos antes, se marchaba sustituido -luego J. Alberto dijo que era por lesión-, era el último hecho enjuiciado al técnico.

El desenlace era de esperar por muchos de los allí presentes. El líder del cuerpo técnico se situó los últimos diez minutos de juego en la zona del banquillo más próxima al túnel de vestuarios, estaba inmóvil y dejaba intuir que, en el momento que Iglesias Villanueva señalase el final, iba a irse “zumbando” hacia el vestuario. Pero ni mucho menos, el culpable de la derrota, según la afición, aprovechó la confusión generada a causa de una tangana para desaparecer y marcharse al vestuario, este hecho no paso desapercibido para unos aficionados que gritaron “¿Donde está José Alberto?” para concluir apelando al director deportivo de forma directa al grito de “Manolo échalo“, esto último por parte de la minoría que aún quedaba en la grada.

Aquí podemos escuchar los gritos de los aficionados, captados por un tuitero.

Leave a Reply