ENTREVISTA | ALBERTO LORA: “ME GUSTARÍA QUE CADA AFICIONADO PUEDA IR AL CAMPO CON SU CAMISETA.“

Alberto Lora Ramos (Móstoles/ 1987), lateral derecho del Marino de Luanco de 2ª RFEF y leyenda de la historia reciente del Real Sporting de Gijón, hasta tal punto que para una persona de mi edad es imposible imaginarse un Sporting sin Lora en el lateral derecho. El lateral hace un repaso de la actualidad del Sporting y del derbi, además de hablar sobre su carrera futbolística.

P. Tras un breve paso por el fútbol chipriota, volviste a Asturias en 2019, concretamente volviste a Luanco a jugar en el Marino. ¿Qué tal tus temporadas en el Marino y cómo ha sido la adaptación?

R. Contento, después de ir en busca de un nuevo reto en Chipre saliendo de mi zona de confort, espere a que me llegasen ofertas para poder volver al fútbol español. Las opciones en un principio no eran muy atractivas, pero hablando con Luis Morán me salió la oportunidad de realizar la pretemporada con el Marino y decidí quedarme allí porque vi un ambiente muy bueno y un grupo humano que me recibió con los brazos abiertos, por lo que la adaptación fue muy rápida y sencilla.

P. Este año se han implementado cambios en la estructura de 2ª división B, la cual se ha dividido en dos divisiones. ¿Qué opinas de esta restructuración?

R. En mi opinión, se equivocaron cuando decidieron no terminar la competición en el año de la pandemia, porque en ese momento fue cuando se inició el problema. Al igual que primera o segunda, las competiciones se tenían que haber reanudado cuando la situación lo permitiese, pero también entiendo que la 2ªB no tiene ni el dinero ni los medios que tienen las categorías más altas. Actualmente la estructura de 2ªB ha logrado lo que pretendían, que es potenciar la categoría, pero me gustaría ver una 2ªB en la que se pudiesen ver el nivel de todos los equipos enfrentado.  

P. En Gijón coincidiste con hitos del Sporting como Quini o Manolo Preciado. ¿Cuál de los dos te ha marcado más?

R. Los dos. Manolo en el plano profesional, porque fue quién apostó por mi cuando jugaba en el b y quien me ayudó a asentarme en el primer equipo; nunca me cansaré de decir que Manolo fue la persona más importante de mi carrera deportiva y que le debo mucho. Por otro lado, la figura de Quini, todo lo que representa para todos los que somos del Sporting y ya no solo para los sportinguistas, sino para cualquier seguidor del fútbol. Dejando a un lado lo futbolístico que es obvio, el que haya tenido la suerte de conocerle puede hablar de la calidad humana que atesoraba, algo que en el mundo del fútbol actual es necesario y resulta muy difícil de encontrar.

P. Después de 12 años en Gijón y casi 16 de carrera. ¿Quién dirías que es el mejor jugador con el que has jugado y quién es el mejor al que te enfrentaste?

R. He tenido la suerte de tener compañeros muy buenos en el Sporting, pero lo tengo claro, cuando veía a Diego Castro jugar me parecía un espectáculo, para nosotros era nuestro jugador clave, sobre todo en los momentos difíciles daba un plus y tiraba del carro; ya no solo por sus cifras goleadoras o la calidad que tenía, sino que por como hacia grupo, por sus apoyos en defensa y por lo que representaba dentro del vestuario.

En contra, también he tenido la suerte de enfrentarme a grandes jugadores los años que jugué con el Sporting en primera, pero aunque nunca me tocó marcarle, Leo Messi era capaz de hacer en un campo de fútbol cosas que nunca le he visto hacer a nadie.  

P. El Molinón, estadio más antiguo de España y lugar donde todos los sportinguistas nos sentimos como en casa. ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes en el Molinón y porque es tan especial para ti?

R.Yo diría varios, pero el primero que me viene a la mente es el día que debuté contra el Celta en un partido por la mañana que televisaba Canal+, aunque solo fueron veintitantos minutos, para mi significo cumplir el sueño que tenía desde pequeño, jugar en el fútbol profesional. Pero sí que es verdad que hay muchos más como la permanencia ante el Villarreal en la última jornada; tener la oportunidad de jugar contra equipos como Barça o Madrid y poder disputar un derbi después de tantos años, que es algo que pensé que nunca viviría.

P. El mejor día para un sportinguista de corta edad, como es mi caso, es el ascenso en el Benito Villamarín poniendo la guinda a un año histórico. ¿Cómo recuerdas aquel día y cómo definirías esa montaña rusa de emociones desde que el árbitro pito el final hasta el final del partido en Girona?

R.Fue una locura, el sentimiento de todos los que formábamos aquella plantilla fue aumentando a lo largo de la temporada, a medida que veíamos que nos manteníamos arriba y el ascenso era una posibilidad cada vez más real. Nosotros fuimos a Sevilla a jugar nuestro partido y a esperar que se diese un milagro en Gerona, una vez que el árbitro pito el final todo el mundo estaba loco de alegría, pero claro hasta que no finalizase el otro partido eran unos momentos de incertidumbre insufribles, a la grada se le escuchaban muchas cosas, un gol del Lugo, un gol anulado al Girona, el tiempo que añadido por el incidente con el linier…etc. Una vez que supimos que se había acabado fue tremendo, sobre todo, la llegada al aeropuerto de Asturias y encontrarnos a tanta gente recibiéndonos, fue algo único.

P. Esta temporada, el Sporting ha comenzado la competición como un cohete, muchos de los integrantes del equipo son producto de Mareo y es inevitable que nos recuerden a aquel equipo de los guajes en el que tú eras un pilar fundamental. ¿Cómo ves al equipo esta temporada?

R. Yo al equipo este año lo estoy viendo muy bien, veo un equipo consolidado con jugadores que el año pasado dieron sus primeros pasos en la categoría y que este año ya conocen la competitividad de segunda división, además este año han llegado una serie de refuerzos que están aportando mucho al equipo. Sobretodo les veo un equipo fiable, soy consciente de que van pocas jornadas y de que todos los equipos pasan por rachas, pero si siguen así creo que pueden ser serios candidatos al ascenso.

P. Uno de los jóvenes que viene pisando fuerte desde Mareo es Guille Rosas, que debido a su gran rendimiento llamó a la puerta de las Sub-21 y está teniendo unas grandes actuaciones en la posición que tú ocupaste durante tantas temporadas. ¿Qué opinas del joven lateral y qué consejo le darías?

R. Me daba rabia que nunca saliese un lateral derecho de la cantera, de hecho los últimos que hemos jugado en esa posición somos todos de fuera, pero bueno ha llegado Guille, que lleva toda la vida en el Sporting y que se lo ha ganado a pulso. Me alegro mucho por él y espero que siga muchos años en el Sporting porque sería positivo para todos los que somos aficionados, Guille ya no es una sorpresa porque lleva bastantes partidos en la categoría y espero que continúe por ese camino de progresión. El consejo que le daría es que siga luchando y trabajando todos los días.

P. Llegaste a Gijón en 2006, subiste al primer equipo en 2009 y te fuiste de Gijón en 2018 con dos ascensos a tus espaldas, pese a no ser de Gijón, eres más sportinguista que muchos. ¿Cómo vivías la semana de derbi cuando estabas en Gijón y cómo la vives ahora que no estás comprometido con la entidad?

R. Llegué aquí joven y no tenía ese arraigo de ser sportinguista, pero con el paso del tiempo comencé a sentir cosas por el club que pensé que jamás sentiría y ya me considero uno más. Es totalmente diferente vivirlo desde dentro que desde fuera, porque cuando estas dentro del vestuario en cierta manera estas más tranquilo sabiendo que vas a dar tu 100%, pero cuando lo vives como aficionado eres un manojo de nervios porque en cierta manera no depende de ti, pero bueno espero que este sábado nos podamos llevar una alegría todos los sportinguistas.

P. Eres titular en el primer derbi asturiano desde 2003. ¿Cómo recuerdas aquel día?

R. Fue un día bonito, era una cosa que tenía ganas desde que subí al primer equipo, porque es algo de lo que siempre escuchas hablar y porque algunos compañeros que lo han vivido te enseñan fotos o videos, pero bueno a todos los futbolistas nos gusta jugar ese tipo de partidos. Por fortuna, tuve la suerte de poder jugarlo en mi último año en Gijón, pero me quedó la espinita clavada de no poder ganarlo, porque en esa temporada cuando jugamos en el Molinón nos empataron cerca del final del partido y en la vuelta perdimos en el Tartiere. Me dio rabia no poder haber ganado, pero el ambiente que se vive durante el partido y en la semana previa es algo que todos los jugadores deberían de vivir.

P. Desde 2018 el vestuario ha cambiado mucho y quedan pocos jugadores que hayan coincidido contigo. ¿Tienes relación con algún miembro del vestuario? De ser así ¿Cómo viven estos días en el vestuario?

R.Bueno a los chavales los conozco de cuando estaba en Mareo, pero con los que más relación tengo, lógicamente, es con los que he coincidido (Pichu, Mariño, Pablo Pérez, Babin y Nacho Méndez). El contacto siempre queda, pero no me gusta atosigarlos, si es cierto que hablamos y algún mensaje nos mandamos, pero bueno solo puedo desearles lo mejor.

P. El Sporting lleva una mala racha en los derbis en la que figura 1 victoria de 9 posibles. ¿Qué crees que influye en estos partidos?

R. Estos partidos son de muchísima tensión y de máxima rivalidad, en estos casos hay que jugar más con la cabeza que con los pies. Obviamente influye el estilo de juego y como tienen preparado el partido, pero creo que hay que tener la cabeza fría para que no se caliente el partido. Lo único que pido y que es algo que todos los sportinguistas damos por supuesto, es que salgan a dar el 105% para llevarse el partido, pero creo que esto es inegociable.

P. ¿Te aventurarías a lanzar una predicción para este sábado? ¿Cómo vas a vivir este derbi?

R. Todo lo que sea una victoria estaría contento, para que no se enfade Mariño conmigo, esperemos que sin recibir ningún gol, pero bueno si tuviese que decir algún resultado apostaría por 1–2. El derbi lo veré aquí en casa, sufriendo, y espero que los pequeñajos para esa hora estén a punto de dormirse para poder verlo tranquilo (entre risas). Espero no sufrir mucho.

P. En los últimos días se ha generado una gran polémica; ya que el partido es considerado de alto riesgo y el protocolo para la afición visitante tiene unas medidas demasiado estrictas. Debido a las condiciones que se le ponen a la mareona, el Sporting ha rechazado las entradas para asistir al Carlos Tartiere. ¿Qué te parecen estas medidas y cómo ves la decisión adoptada por la directiva?

R. Me parece muy bien la decisión de la directiva, entiendo que el fútbol va evolucionando y hay que hacerlo lo más seguro posible, pero creo que estas medidas son excesivas. A mí me gustaría que cada aficionado pueda ir con su camiseta, independientemente del estadio, y que no hubiese ningún altercado. Quiero pensar que antes cuando se jugaban derbis los aficionados iban desde Gijón sin ningún problema, como mucho, lo único, que vería normal es que los aficionados del Sporting entrasen al campo escoltados por la policía

P. Por último, ¿Cuánta cuerda le queda a Alberto Lora? ¿Tenemos Lora para rato?

R. Yo lo tengo claro, el día que pierda la ilusión por jugar o por ir a entrenar, que a mi es lo que más me gusta, será el día que me retire. Algunos de los compañeros más jóvenes del Marino se toman a cachondeo cuando digo que yo sigo sintiendo un cosquilleo antes de entrar al campo, porque quiero hacerlo bien y porque quiero ganar. Hoy en día todavía me encuentro bien y el físico me responde, así que hasta que esto no cambié seguiré jugando al fútbol que es lo que más me gusta hacer.

Leave a Reply