El Oviedo se desinfla en el Gran Canaria

El Real Oviedo desaprovecha la oportunidad de depender de sí mismo para jugar el playoff, pierde 2-1 ante la UD Las Palmas y tendrá que esperar a un milagro en la última jornada

Otro año más y el Oviedo no aprende la lección. Para tener medio pie en los playoffs de ascenso, el Real Oviedo tendría que haber ganado en el Estadio Gran Canaria, pero se desinfló en un mal partido. Por su parte, los amarillos supieron jugar con tranquilidad y le dieron una alegría a su afición y el conjunto de García Pimienta sí depende de sí mismo. Para que el Oviedo se meta en playoff de forma definitiva, deberá esperar a que Girona o Las Palmas pierdan en Burgos o Gijón, respectivamente. Difícil, pero no imposible.

El choque empezó con los canarios atacando y poco antes de llegar al primer minuto de partido, Jonathan Viera filtró un pase exquisito a Jesé, que se impuso en velocidad a Pierre Cornud y metió un pase de la muerte que fue despejado por David Costas. Primer susto para el Oviedo, pero fue capaz de reponerse a lo grande. Javi Mier tiró del carro y minutos después, Borja Bastón le ganó la posición a Eric Curbelo para tirar a puerta. El disparo del “9” azul fue repelido por Álvaro Valles y Borja Sánchez recogió el rechace para hacer el 0-1 y silenciar el Gran Canaria.

La victoria momentánea le favorecía al Real Oviedo porque la Ponferradina iba perdiendo en casa contra el Leganés y eso suponía la clasificación definitiva para el playoff. Poco después, Kirian asustó a la zaga visitante con un gran disparo desde fuera del área que se fue desviado. Gracias a Borja Sánchez, el Oviedo se mantenía en el duelo, pero los canarios fueron poco a poco cogiendo confianza y acercándose a la portería defendida por Joan Femenías. Pero en el minuto 25, Dani Calvo no pudo despejar con contundencia y Alberto Moleiro se sacó un latigazo desde su casa para hacer el 1-1. La grada del Gran Canaria explotaba de alegría y volvían a estar metidos en el partido.

El Oviedo no se vino abajo y fue inmediatamente a por el 1-2, pero Javi Mier no pudo rematar un preciso centro de Borja Sánchez en el segundo palo. Los de Ziganda volvían a tener problemas para hacerse con el control del juego y notaba muchísimo las pérdidas de Gastón Brugman, un jugador capital en el esquema de Ziganda, pero el uruguayo apareció a lo grande para intentar hacer el segundo, pero el balón se fue alto tras un buen pase de Borja Bastón. Antes del descanso, la UD siguió con el balón, pero no hubo tiempo para más.

Tras el paso por los vestuarios, se vio a un Oviedo muy ordenado para intentar frenar a Jonathan Viera, pero el jugador canario campaba a sus anchas y en el minuto 62 llegó la desilusión azul tras desaprovechar un saque de esquina a favor. Borja Sánchez perdió el balón y cayó a los pies de Viera, que dejó atrás a David Costas con una facilidad pasmosa para anotar el 2-1 con un toque sutil y ni Femenías ni Dani Calvo pudieron hacer nada. Los aficionados amarillos volvían a celebrar un gol y, por primera vez en mucho tiempo, el Oviedo se veía fuera de los puestos de playoff, ya que el Girona estaba haciendo los deberes en Montilivi.

Ziganda decidió mover el banquillo. Viti y Javi Mier dejaron su puesto a Sangalli y Obeng. El efecto de los cambios fue inmediato porque Sangalli metió un gran pase a Borja Bastón, pero el pichichi azul no pudo anotar el empate cuando Valles estaba completamente batido. El rechace le cayó a Brugman, pero el portero local detuvo sin excesivos problemas. Quedaban 20 minutos para el final y al Oviedo se le acababa el tiempo.

Samuel Obeng tuvo otro intento, pero se lio en el área y desaprovechó un gran pase de Brugman. De todos modos, el delantero ghanés estaba en posición antirreglamentaria. Ziganda introdujo un triple cambio con Montiel, Hugo Rama y Matheus, pero no fueron capaz de crear demasiado peligro. Y para poner el broche final, Pierre Cornud fue expulsado tras frenar una contra de Rober González cuando encaraba a Femenías. Después de eso no pasó nada más. Ais Reig pitó el final del encuentro y el Oviedo desaprovechó la oportunidad que se habían ganado durante todo el año. El playoff no es imposible, pero sí muy difícil. Los azules tendrán que ganar a la UD Ibiza en el Carlos Tartiere y esperar a que el Burgos o el Sporting de Gijón ganen a Girona y Las Palmas.

Leave a Reply