Descenso| Sábado de transistores en la zona baja

Los puestos de descenso verán como su futuro se decide en un breve tramo de cuatro horas

Collage con imágenes de los cinco equipos implicados en la zona baja de la clasificación.

En el imaginario colectivo de este pais se encuentran esos partidos decisivos en los que el aficionado o los propios suplentes usaban el transistor para escuchar que hacía su rival en la lucha directa. Este sábado viviremos un homenaje a aquellos partidos del domingo a las cinco de la tarde. Pero, en este caso no será en la lucha por el ascenso, sino por mantenerse en el fútbol profesional.

Separados en dos tramos horarios (16:00 y 18:15) se disputarán cuatro partidos decisivos por la permanencia. En el primer horario serán Aragón, con el Huesca-Sporting, y Madrid, con el Fuenlabrada-Real B, serán las comunidades que copen la atención de la sobremesa. El equipo asturiano es el que arrancará la jornada más arriba en la tabla clasificatoria y depende de sí mismo para la salvación. Mientras tanto, el partido del Fernando Torres será una final sin paños calientes. El equipo local necesita ganar, y esperar los resultados de Sporting y Málaga, para no descender matemáticamente, mientras que los donostiarras llegan a Fuenlabrada con la moral del triunfo en el José Zorrilla y en busca de tres puntos que les acerquen a la zona de salvación.

El tramo de las seis y cuarto será el que cierre la jornada y puede que sea decisivo. El foco de atención bajará a la comunidad andaluza. La tierra del espeto por un lado y el territorio indálico por otro, serán quienes copen los sonidos de los famosos transistores. El partido de La Rosaleda, al igual que el del Alcoraz, será el foco principal puesto que al estar los malaguistas fuera de la quema si ganan estarán en una situación tranquila, mientras que los vizcainos visitan a uno de los candidatos al ascenso directo y deberán sumar para hacer buena la victoria del pasado domingo.

En definitiva, el próximo sábado será una tarde de transistores y locura, en la que la distancia entre el cielo y el infierno puede quedar en un punto o, en cambio, ampliarse hasta los siete puntos.

Leave a Reply