Fuente de la imagen de portada: Diario 'AS'

CRÓNICA | Oviedo 2-1 Málaga: Borja Bastón evita un ‘truco o trato’ a la andaluza

Real Oviedo - Málaga en directo: LaLiga Smartbank, hoy, en vivo - AS.com
Fuente de la imagen de portada: Diario ‘AS’

Tarde de Halloween en el Carlos Tartiere donde Borja Bastón ha sido la pesadilla de un Málaga que ha competido, ha tenido ocasiones y en varias circunstancias ha puesto en apuros al Oviedo, pero no pudo rascar ni un punto en un partido muy intenso. Lo repasamos:

El partido empezaba bastante igualado por parte de ambos equipos. El Málaga había viajado a Oviedo con el objetivo de competir y con la novedad de Pablo Chavarría en ataque, quien regresaba al campo tras 8 meses de baja. José Alberto apostó por él. Sin embargo, a medida que el primer tiempo transcurría, era el Oviedo quien más dominancia del balón y más acercamientos comenzaba a tener, donde las ocasiones, poco a poco, fueron llegando, sobre todo por parte de, precisamente, un exjugador del Málaga, Borja Bastón. A la primera, se le marchó desviado, pero a la segunda, en el minuto 19, un córner sacado por Sangalli terminó rematado por el atacante madrileño, poniendo el uno a cero.

No obstante, a partir de la ventaja favorable para los locales, el partido cambió y el Málaga fue quien más insistencia producía. Paulino de la Fuente muy participativo y revolucionado por la derecha, posesiones largas entre los defensas, centrocampistas y jugadores de banda… pero sin ninguna ocasión clara, únicamente posesión de balón y algún acercamiento inofensivo, incluso, de forma opuesta, el Oviedo tuvo más llegadas en este tramo final como un disparo de Viti que atrapaba Dani Martín. En el descuento de la primera parte, antes de llegar al descanso, Jozabed lo probaba de lejos, pero salía rozando la cruceta.

La segunda parte arrancó con el mismo Málaga de la primera mitad, tratando de tener el balón e insistir en el empate. Entraron Brandon y Haitam por parte de los andaluces para darle más frescura y ritmo en ataque. Aún así, el Oviedo, aprovechando las oberturas y los huecos malacitanos, pudieron hacer el segundo en algún contraataque. Viti y Sangalli avisaban y dieron algún susto a los costasoleños, pero el 1 a 0 seguía y el Málaga podía empatar aunque, a medida que el transcurso del partido se iba sucediendo, no llegaba sufrimiento para Femenías. José Alberto metía más pólvora en la zona ofensiva como Antoñín o Javi Jiménez para revolucionar esa banda izquierda. Lo dicho, el Oviedo no sufría apuros hasta que llegó el minuto 73. Paulino provocaba una falta y, en el centro de la misma, Genaro, quien venía de anotar ante el Lugo, hacía el empate de cabeza. Los malacitanos, escopeteados hasta el final.

En los últimos minutos, el conjunto local intentó espabilarse, destacando la entrada de Jorge Pombo, bastante activo y probando a Dani Martín junto a varias jugadas desde la izquierda hasta el área, pero el marcador seguía sin moverse. La afición ovetense seguía animando. Creían en la victoria pese a las dificultades que ponía el cuadro de José Alberto. Y tuvimos un final de partido completamente loco, empezando por un larguerazo de Haitam donde su centro dejó paralizado a Femenías, seguido de un paradón en la otra portería donde Dani Martín se lucía ante el cabezazo de Brugman. Posteriormente, en el contraataque, Antoñín mostraba su velocidad y su disparo se iba al palo. Realmente, podía ganar cualquiera hasta que llegó de nuevo Borja Bastón, tirándose en plancha para rematar un centro fantástico de Erik Jirka. No había posición adelantada y anotaba el 2-1. El Carlos Tartiere enloquecía.

En resumen, victoria in extremis del Oviedo frente a un buen Málaga que pudo haber anotar algún gol más, pero tanto perdonar se castiga, y lo hizo precisamente el ex, Borja Bastón. Tras la victoria del Oviedo, se coloca octavo con 19 puntos mientras que los andaluces son décimos con 17 puntos. Para la siguiente jornada, los ovetenses visitan uno de los equipos más en forma de la categoría, el Eibar. El Málaga, por su parte, recibe a la Real Sociedad B de Xabi Alonso.

Pol Belman

Leave a Reply